Exhibición Blas Vidal Dibujos Septiembre 2017
23100
page-template-default,page,page-id-23100,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

Blas Vidal | Dibujos

DEL 5 AL 29 DE SEPTIEMBRE

Quiero referenciar en Blas Vidal a un artista consecuente y respetuoso de su trabajo, de continuidad destacable. Es una obra plena de vasos de comunicación con lo anterior, lo actual y lo futuro.

Llevo casi 50 años contactado con su labor.

Es interesante comprobar como Blas desarrolla su estrategia constructiva. Generalmente recurre a la simetría axial (eje y puntos equidistantes a ese eje). A veces desplaza este sistema de un lado al otro. Normalmente plantea el color en unidades tonales medias (tono valor). En ocasiones usa algún disonante y en pocas oportunidades claro-oscuro (acromía).

La composición, rigurosamente controlada, no acusa errores.

Para la ambientación utiliza un paisaje solitario que empuja sus personajes hacia adelante, con arquitecturas despojadas o totalmente vacía. Los espacios son rituales, casi religiosos.

El cuadro o soporte es como un escenario con su telón de boca. La resultante es el silencio, queda grabado en la retina.

De una grafía impecable y obsesiva, el artista navega en un espacio cargado de símbolos herméticos, casi inaccesibles. Cuando me habitúo a su propuesta, no me interesa comprender o entender nada. Me entrego al juego del sortilegio.

La obra es una producción de planteos plásticos y poéticos.

De una seriedad indiscutible, sobre todo en una época donde la superficialidad y la extravagancia son moneda común.

La pasión que el artista pone en la ejecución de su obra, determina su compromiso con ella, Blas conocedor de todos los secretos de su oficio, nos garantiza el arribo a metas por él determinadas.

Apela a la magia, al esoterismo. Cuando dice y piensa, “El dibujo me ayuda a reflexionar”, lo hace en un acto cotidiano y permanente.

Disfrutemos la oportunidad de participar de este viaje.

Jorge Tapia . Académico de Número – Academia Nacional de Bellas Artes